¿Vida en Marte?

CAPITULO 1: UN DÍA NORMAL EN LA NASA… O NO.

Era un día normal en la NASA. Todos trabajaban sin que ocurriese nada interesante, hasta que en el sector donde se investigaba Marte saltaron las alarmas.

El robot que había enviado la NASA al planeta rojo había volcado y había quedado atrapado entre dos rocas. Tras unos minutos sin saber qué hacer, lograron darle la vuelta con el sistema por control remoto que llevaba instalado.

Pero al observar la cámara de vigilancia del robot, vieron algo extraño. Unas gotas de un líquido, parecía agua, deslizándose lentamente por la pantalla. Rápidamente los trabajadores fueron a avisar al jefe de lo ocurrido, aunque este le restó importancia y les puso rápidamente a trabajar en los demás proyectos.

Sin título-1

Uno de los trabajadores recientemente contratado se quedó mosqueado dándole vueltas a lo que había sucedido. Se trataba de un joven científico llamado Maxis, que se había licenciado hacía poco y sus notas impresionaron tanto a la NASA que le contrataron en periodo de pruebas sin pensarlo dos veces. Al estar en fase de pruebas no tenía acceso a ciertos documentos ni tecnologías de las instalaciones. Tampoco sus ideas eran escuchadas por los jefazos de arriba, así que Maxis no tuvo más remedio que investigarlo en la sombra.

CAPITULO 2: HORA DE HACER AMIGOS

El joven Maxis pensó que si era agua aquello que caía por la cámara del robot era muy posible que existiera vida en Marte, pero… ¿cómo demostrar aquello sin el acceso a los medios suficientes? Era hora de que Maxis hiciera amigos con cargos más altos en la NASA.

Comenzó con James, su maestro, el que le enseñaba cómo desenvolverse por allí. En el segundo en quien pensó fue en su amigo de la universidad, Jason, con el que había empezado a la vez allí.

Mientras buscaba a su mentor, Maxis tropezó con una chica. Cuando Maxis la miró sintió eso que llaman “amor a primera vista”. Maxis muy nervioso le pidió perdón y se fue.

Al no encontrar a James, fue directamente a buscar a Jason. Cuando lo encontró le contó lo que había pensado y este no dudó en ayudarle. Los dos fueron en busca de James. Se lo encontraron en el pasillo, hablando con la chica con la que Maxis había tropezado antes. Le dijeron que tenían que hablar a solas en su despacho, pero James dijo que no se podía separar de la chica, ya que, al igual que Maxis, ella también era su aprendiz.

Maxis y Jason les contaron su planteamiento a ambos y a James le entusiasmó la idea. Una vez acabada la charla, James presentó a la chica, que se llamaba Jenny, a Maxis y Jason. Pero esa conversación no duró demasiado ya que era hora de investigar.

 

CAPITULO 3: INVESTIGACIONES

Lo primero que debían hacer era investigar a fondo el planeta rojo, empezando por su atmósfera.

Marte no era tan diferente a la Tierra en muchos sentidos; de hecho tenían muy similar el ciclo diario, aunque Marte era un planeta más frío, y entre la noche y el día había una diferencia de más de 70 grados centígrados. Una vez investigado a fondo decidieron hacer un mapa del Monte Olimpo, que era la zona de Marte en la que ocurrió el suceso. Tras mucha reflexión, creyeron que lo más adecuado era enviar una expedición; pero eso lo tenían que hablar con el jefe. El encargado de comentárselo fue James ya que era el que tenía un cargo alto en el grupo.

Aunque al jefe de la misión le pareció al principio una locura, pensó un trato que les iba a suponer tomar una difícil decisión…

CAPITULO 4: ¿VIAJE A MARTE?

El trato consistía en lo siguiente: él iba a conseguir financiación para ese viaje a Marte, pero la condición era que ellos mismos fuesen los astronautas que viajaran en la expedición.

¿Poder hacer uno de los descubrimientos más importantes de la historia a cambio de realizar un viaje del cual posiblemente no regresen jamás? No lo pensaron dos veces y aceptaron la oferta rápidamente.

Había mucho trabajo por delante. No podían viajar a Marte sin unos trajes especiales, así que Jenny, que era la especialista en investigación de las condiciones de planetas externos, se puso manos a la obra con los trajes. Otro tenía que realizar mapas y escalas de Marte para no perderse al llegar al planeta rojo, ese iba a ser Jason. Por último, Maxis y James elaboraron la ruta y construyeron herramientas que les serían de gran utilidad.

Tardaron casi dos meses en tener todo listo para despegar. Pero finalmente el gran día llegó.

CAPITULO 5: UN LARGO Y PELIGROSO VIAJE

Llegó el día, la nave estaba lista. Todas las cámaras enfocaban a los protagonistas, que procedían a subir a bordo del nuevo Apolo XXX.

Las cadenas que retransmitían el evento, batían records de audiencia. Todo el mundo estaba pendiente del despegue de los chicos.

Se produjo la cuenta atrás en cuando empezó a salir fuego y humo debajo del cohete… 3, 2, 1… La nave empezó a subir como un avión y pronto la perdieron de vista. El despegue había sido un éxito, les esperaban 225 millones de kilómetros o lo que es lo mismo unos 162 días de viaje.

Al cabo de un rato recibieron una llamada de la NASA que Maxis cogió. Pero no era de nadie de allí. Era… ¡el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama! que llamaba para desearles mucha suerte y darles las gracias por sacrificarse así para investigar el hallazgo.

vidaenmarte

CAPITULO 6: EL GRAN DESCUBRIMIENTO

Meses después aterrizaron en Marte. El primero en bajar fue Maxis. Al ver que era seguro bajó el resto del equipo.

La superficie de Marte era árida y rocosa. Decidieron separarse en grupos de dos para investigar.

Dos días después se reunieron en el punto acordado sin ningún avance. Cuando ya se daban por vencidos, Maxis sacó de la bolsa la bandera de los Estados Unidos para clavarla en el suelo y que quedara constancia de que el hombre había estado allí. Pero, al clavar la bandera en la superficie, saltó un chorro de agua…. habían encontrado lo que buscaban.

Ahora quedaba llevar esa agua a la NASA y comprobar que ahí podía haber vida.

Volvieron a casa y fueron recibidos como héroes por las televisiones, radio, internet…. Esa misma semana se comprobó que el agua que extrajeron de Marte era apta para que se diese la vida en ella.

Habían realizado uno de los mayores descubrimientos en la historia de la humanidad.

Alejandro y Gonzalo

Sin título (2)

Sin título (3)

Gonzalo y Álex

Anuncios