The expedition 438b

 

Personajes principales: Idoya y Glimmer.

Ambiente: Se desarrolla en el planeta Kepler 438B, en el que un año dura 35 días, las temperaturas son de 10 a 20 grados normalmente, la tecnología está muy avanzada.

………………………………………………………………………………………….

Todo empezó el día que nuestro padre, Nicomedes, fue asesinado. A partir de ahí quisimos seguir con lo que él había empezado, un trabajo de observaciones de un planeta en concreto, la Tierra, ya que le interesó mucho la forma en la que el planeta estaba muriendo por culpa de los humanos. Así, en cuanto Glimmer y yo lo supimos, decidimos que había que hacer algo para ayudarlos. Nuestra civilización, llamada Lilas, es muy bondadosa, así que sentíamos la necesidad de ayudar porque sabíamos que los pobres habitantes de la tierra necesitaban nuestra ayuda.

Semanas después decidimos reunir a todos los habitantes en la plaza de Lilas, donde les explicamos la idea que teníamos pensada llevar a cabo para conocer su opinión al respecto.

Algunos estaban completamente de acuerdo, a otros les daba igual, otros tenían miedo y estaban muy inseguros. A raíz de la inseguridad que tenían los últimos se pusieron en contra e intentaron impedir nuestro trabajo haciendo manifestaciones.

A nosotras no nos importaba, podíamos con eso y más, pero había un gran problema. Didac, el novio de mi hermana, era el líder del grupo. Eso ponía a mi hermana en un dilema moral ya que no sabía si unirse a él o luchar contra él porque eso implicaría separarse de él para siempre. Didac no sabía que la idea de ayudar a los humanos era de Glimmer porque Idoia era la cara de la investigación.

ana dibujo

Un día quedaron para hablar sobre el tema las dos hermanas y tras un largo tiempo de conversación llegaron a la conclusión de que Glimmer debía contárselo a Didac porque se iba a acabar enterando de todas maneras y era mejor así. Ella decidió contárselo pero esperó una semana  en la que pensó cómo contárselo para convencerle de que ella estaba haciendo lo correcto y no él.

Tras pasar aquella semana, Didac y Glimmer quedaron, primero ella tuvo una conversación normal como lo hacían normalmente. Después le dijo que tenía que contarle algo importante. Una vez que él ya lo sabía, su reacción no fue tan mala como Glimmer pensaba que sería. Se enfadó, pero ella consiguió convencerle de que no hacía nada malo. Él, tras las explicaciones de su novia, decidió guardar en secreto que ella era la que había inventado esa idea.

Pasados unos meses Glimmer Idoya ya tenían todo planificado, solo les faltaba la aprobación de su gobernador. Idoya decidió explicarle la idea esperando que la aprobase y la apoyase. El gobernador, tras pensarlo una semana, decidió que le parecía buena idea y se dispusieron a ello. Tenían el viaje planeado para dentro de dos meses, cuando tuvieran todo perfeccionado. Cuando estaban a escasos días del largo viaje le surgieron dudas a Glimmer, ¿y si los humanos no eran tan buenos como ellos esperaban? ¿Y si el viaje salía mal? Si algo ocurriese toda la responsabilidad sería suya. Comenzó a darle muchas vueltas a la idea y a pesar de todas sus dudas decidió seguir con ello.

Ya tenían la nave perfectamente diseñada y los alimentos necesarios. Solo faltaban dos días para el gran viaje, en el que Idoya y Glimmer querían estar presentes, así que se unieron a los tripulantes.

El viaje ya estaba llevándose a cabo. Pasados unos años del viaje se encontraron con  un gran asteroide que colisionó contra ellos y les provocó ciertos daños en la estructura de la nave. Pensaban que ya no conseguirían ni llegar ni volver, pero por suerte uno de los tripulantes sabía sobre ingeniería aeronáutica y gracias a sus conocimientos pudieron continuar con el trayecto. Pasados miles y miles de años llegaron al planeta que tanto esperaban. Aterrizaron sobre una especie de suelo duro con líneas blancas, algo a lo que los humanos llamaban aparcamiento. Empezaron a explorar aquel extraño lugar. Estuvieron  unos días sin encontrar vida hasta que dieron con a una especie de cúpula perfectamente hermética. Dentro de ella se podía observar a los humanos y algunas especies de animales. Uno de los humanos avisó al que les gobernaba para poder hablar con él. Al fin de una larga conversación el gobernante llamado Nicolás entendió que solo querían ayudarles. Les enseñó la forma de entrar a su cúpula. Una vez dentro, les explicó lo que les había pasado y les enseñó su forma de vida. Los extraterrestres le explicaron que si quería, les podían ayudar llevándoles a su planeta. Después de una semana, Nicolás llegó a la conclusión de que lo mejor sería confiar en ellos e irse, porque si se quedaban no sabía cuánto tiempo más iba a poder estar así. Emprendieron el viaje algunos de los humanos porque no había capacidad para todos, pero mandarían más naves a por ellos. Algunos de los humanos se negaron a ir con ellos y decidieron quedarse en la Tierra. Tras muchos años llegaron a Kepler donde los humanos empezarían su nueva vida conviviendo con los habitantes de allí.

Sin título (1) Sin título

Ana

Anuncios